martes, 15 de noviembre de 2011

CHOCOCAKEKAKI


El kaki es una de esas frutas que nunca había comido... Es curioso, pero pese a no tener muchas manías para comer, me ha pasado con varias frutas, no querer ni probarlas por el aspecto, por la textura o a veces por el nombre (si, lo se, es de estar un poco pallá, pero como me voy a comer algo que se llame Chirimoya? puaj.... Y a los burros de mis amigotes, que nadie me haga la rima fácil, que nos conocemos todos..)
Con el kaki fue mi compañera de trabajo MJ quien me lo dio a probar... Como ella es la mami por excelencia, no me atrevía a decirle que no lo comía por manías, así que lo probé.... Madre mía, qué de años perdidos sin comer kaki!!!! Por que le tendría tanta manía?? Pero si la textura es crujiente, como una manzana!!! Y dulce!! Así fue como descubrí los kaki Persimon, una variedad con la pulpa mucho mas firme que sus hermanos y que en estas fechas está en todas las fruterías... Me encantan!!

Estaba deseando que fuera época para poder hacer este bizcocho, que encontré en la web de Cuinant y que apenas modifiqué, solo para añadir el chocolate, quitar las pasas y cambiar el clavo por jengibre.

  • 2 kakis persimon grandes 
  • 2 cucharaditas de bicarbonato
  • 100 gr. de mantequilla blanda
  • 350 gr. de azúcar 
  • 1 sobrecito azúcar de vainilla 
  • 3 huevos
  • el zumo de medio limón 
  • 320 gr, de harina
  • medio sobre de levadura Royal
  • una pizca de sal
  • 1 cucharadita de jengibre molido 
  • 1 cucharadita de canela molida
  • 1/2 cucharadita de nuez moscada recién rallada
Y EL PASO A PASO (SUPER FÁCIL):

Pelamos y troceamos los kakis en trozos pequeños (pero no diminutos) y los mezclarlos con dos cucharaditas de bicarbonato. Reservamos.

Batimos la mantequilla y el azucar hasta que obtengamos una mezcla esponjosa, y añadimos los huevos mientras seguimos batiendo hasta que estén bien integrados. Añadimos el zumo de limón (ojito con los huesecillos!!)
Tamizamos los ingredientes secos  (harina, levadura, jengibre, canela, nuez moscada y sal) y mezclamos bien. Luego lo juntamos a  la mezcla anterior sin batir demasiado. Añadimos el kaki y el chocolate y lo echamos en un molde engrasado. Como siempre, según el horno de cada uno y según el molde, tardará más o menos. Yo suelo usar mi horno a unos 180 grados por arriba y por abajo, y si veo que se tuesta demasiado deprisa, lo cubro con papel de horno. Este cake se pasó en el horno unos 50 minutos.
Una vez cocido, lo dejamos enfirar en el molde unos 10 minutos y lo desmoldamos con cariño. La verdad es que recién hecho está buenísimo, pero al día siguiente está más rico aun. El sabor de las especias me encantó, y a mis compañeros les pareció muy bueno, así que animaros a probarlo!! no tiene ningún misterio y es un cake para salir un poco de lo típico!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada